Volver a los detalles del artículo Conocer a Dios a partir de sus vestigios en la creación. San Agustín y San Buenaventura. Descargar Descargar PDF